El deporte

La Carrera de Cuadrigas practicada actualmente es igual a la que era practicada en la Antigua Roma pero, buscándose el desarrollo del deporte, se valoriza, más que nada, preservar la integridad física de los participantes.

Los entrenamientos son gratuitos y ofrecidos a quienes quieran practicar el deporte y se desarrollan de forma gradual tanto para los caballos como para los jinetes principiantes. Son necesarias 3 sesiones por semana con una duración de 30 minutos cada sesión, por un período de 4 meses. Desde el primer momento el principiante trabaja con las riendas en manos y un jinete experto al lado para darle orientación y seguridad. Tanto los caballos como los jinetes necesitan como mínimo 3 sesiones a la semana y en los entrenamientos los caballos utilizan solamente 30% de su fuerza.

La Carrera de Cuadrigas es un deporte de los más democráticos porque pueden practicarlo personas de ambos sexos, con edad entre 18 hasta 70 años. La única exigencia, como en cualquier otro deporte, es la dedicación y entrenamiento. Actualmente, corremos entre nuestro equipo contra el reloj, pero, con el aumento de los participantes, en breve estaremos disputando este deporte en formato de campeonatos de Carreras de Cuadrigas.

Las pruebas son ejecutadas con hasta 9 carros en cada batería. El rito dentro de la arena consiste en una presentación en columna horizontal que permite tener la noción de la fuerza de las cuadrigas. Después, se da la arrancada y se corre por 7 vueltas en el circuito oval anti-horario, completando aproximadamente 3200 metros de trayecto, que son realizados en 4 minutos y medio.

La velocidad máxima alcanzada por un conjunto es de aproximadamente 60km/h. Los carros actualmente son hechos de aluminio, para que sean livianos y resistentes ofreciendo siempre la seguridad para la práctica del deporte, tanto para los caballos como para los jinetes. Los arreos y riendas que se utiliza actualmente fueron copiados en su integridad del épico Ben Hur, película que tuvo un gran proceso de investigación histórica para su realización.

Las suelas de tracción deben ser reforzadas con tramas de nylon incrustadas. Nada impide que los arreos también puedan ser hechos de otros materiales. Con la disponibilidad de materia prima que existe actualmente se espera más iniciativas en lo que respecta a los arreos.

Las riendas pueden ser de cuero o de tejido, revestidas en vaqueta a la altura de las argollas.

Procedimientos de seguridad:

Son pocas, pero fundamentales, las reglas de seguridad. Si se cumplen, garantizamos su eficacia. Las reglas son:

1. Ningún jinete debe correr exactamente detrás del jinete que está delante, ni demasiado cerca de su carro en la misma trayectoria

2. Los jinetes deben mirar para atrás 2 veces, como mínimo, en cada recta de un circuito oval, en el inicio y cerca del final de cada una de ellas. Debe mirar para atrás para certificarse la posición de los otros carros en relación al suyo. En el caso de que haya un carro corriendo detrás del suyo, demasiado cerca durante la trayectoria de una recta, y si el carro de atrás no salió del alineamiento, el jinete que está delante debe quitar su carro pues el que está detrás puede estar con algún problema.

Es importante también dar paso para aquel que esté en las entradas de las curvas.